La magia de escribir cartas…..

Una de las cosas que hemos dejado que nos arrebatara la bendita tecnología son las cartas. Cartas con su sobre, con su tinta, su sello, su matasellos…… Escribíamos cartas educando la paciencia y huyendo de la inmediatez. Las cartas tenían voz porque cuando las leías eras capaz de escuchar al remitente o a la remitente con todo lo que aquella voz te producía, las cartas tenían vida porque una y otra vez cuando abrías esa caja mágica donde las atesorabas, volvías a sentir lo mismo que cuando las leíste por primera vez. Cartas y más cartas que hacían que el corazón te fuera a mil por hora cuando veías llegar al cartero, cartas y cartas que hacían que te faltará el aire al abrir el buzón, cartas y más cartas que te hacían sentir muy cerca de él o de ella a pesar de estar a miles de kilómetros, cartas con olor, cartas con música, cartas que te erizaban la piel… Y hoy salgo al bosque con mi bolso “Latir” para que los duendes de Mi Pequeño Paraiso me vuelvan a traer cartas, cartas que me inviten a soñar, que me inviten a volar a otros mundos que me están esperando para hacerme SENTIR.

 

Anuncios