El Bosco, la exposición.

 

image

Cada vez que comienza una exposición en Madrid pienso lo mismo, qué suerte poder ver todos esos cuadros que vienen de Viena, de Filadelfia, de Holanda… todos juntos. Desde mayo tenemos la suerte de poder ver la maravillosa exposición de El Bosco en el museo del Prado.

En todas mis visitas al museo del Prado siempre incluyó “El jardín de las Delicias” , porque es una obra que siempre que lo miras ves cosas distintas, porque te atrapa, te lleva a una historia, no puede dejarte indiferente. El Bosco siempre ha sido para mí, eso, “El Jardin de las Delicias” , pero ahora es mucho más, los trípticos de “El carro de heno” el “del Juicio final” y ese maravilloso tríptico de “Visiones del más allá” que parece estar sacado de una obra de ciencia ficción.

Me encanta acompañar a aquellos que quieren asentarse en el mundo del arte y verlo con ojos de niño que descubre algo por primera vez.

Esa es la magia del arte, que alimenta el alma de tantas generaciones haciendo de este mundo un viaje, un camino por donde podemos pasear todos juntos.