Cleopatra, la exposición.

image
Esta escultura de Cleopatra me fascina, esa Cleopatra melancólica esculpida en dos tipos de mármoles, atribuida a un estilo Neoclásico del siglo XIX, me fascina desde el punto de vista del arte, está tan bien conservada, se pueden apreciar tan bien los pliegues de su falda, sus sandalias, su pelo, su semblante… Atrapa desde que la ves por primera vez.

Hasta el 8 de mayo tenemos la suerte de poder visitar esta maravillosa exposición en centro de arte Canal en Madrid, Cleopatra y la fascinación de Egipto. Es asombroso el imán que posee la cultura egipcia desde hace siglos y tal vez Cleopatra personifica y da respuesta al por qué de esa fascinación.

Cuando visitó la exposición tratando de contagiar a los que van conmigo en la ruta guiada mi pasión por Egipto, trato de adentrarles en la historia, con la ayuda inestimable de los paneles y del recorrido guiado pero es que hay que fijarse en Cleopatra como una mujer calculadora que sabía lo que quería y que iba a por ello.

Dos momentos, su aparición ante los ojos de Julio Cesar y su llegada majestuosa a Tarso ante Marco Antonio.

JULIO CESAR era el hombre más poderoso de la época y la fuerza impulsora  del imperio romano. Cleopatra decide volver a Alejandría a escondidas para conocerle. Pagó a uno de sus sirvientes para que la enrollara en una alfombra y la llevase en un barco por el río hasta  Alejandría y la condujera a la cámara del Emperador. Dice la leyenda que Julio Cesar mandó desenrollar la alfombra y apareció Cleopatra ¿desnuda? , no sabemos, dicen que no era hermosa, pero que su personalidad magnetizaba. Dicen que al Cesar se enamoró de su inteligencia y fuerte personalidad.

image
Este cuadro del pintor francés Jean Leon Gerome  “Cleopatra y  Julio Cesar” fue pintado en 1866. No está en la exposición de Cleopatra pero me parece fundamental para ilustrar la historia

MARCO ANTONIO ,que por aquel entonces luchaba con Octavio Augusto por el poder en la región, había vencido en la batalla de Filipos, pero no estaba muy conforme con el comportamiento de la Reina de Egipto. Este hizo llamar a Cleopatra para que acudiera a verle y se humillara ante él pidiéndole disculpas por su mal hacer. Cleopatra, astuta e inteligente como la que más, decide acudir a la cita pero con otra intención diferente: la de repetir su maniobra de seducción por lo que se presentó en Tarso, aunque no humillada y débil como esperaba el romano, sino decidida a conquistarle como nos relata Plutarco, Cleopatra “remontó el río Cydnos en un barco con la popa de oro, las velas púrpura y los remos de plata. El movimiento del barco sigue la cadencia del sonido de las flautas, se casa con el de las liras y de los caramillos. Ella misma, tocada como se suele pintar a Afrodita, está tendida bajo una tienda bordada de oro y los niños, parecidos a los amores de los cuadros, la rodean abanicándola”.

Llegó como una diosa y conquistó a Marco Antonio, llegando a ser el amor de su vida.

image
Este cuadro de Lawrence Alma-Tadema pintor de estilo victoriano de principios del siglo xx nos presenta el encuentro de Marco Antonio y Cleopatra.                                                     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El arte siempre, siempre, nos lleva de la mano por la historia de la humanidad y nos hace ver que siempre hubo y habrá mujeres como Cleopatra, ¿o no?

Anuncios

El arte y la moda. La moda y el arte

El arte y la moda, la moda y el arte. Los que me van conociendo saben que son dos de mis pasiones y juntarlas, eso ya es el sumun.

Hace unos días asistimos en Madrid a MADRID ES MODA con una imagen gráfica diseñada por Ulises Mérida sobre un tejido rojo símbolo de la pasión por esta profesión.  Pero yo quiero compartir con vosotros dos fotos que me hice en dos museos madrileños que se unieron a esta iniciativa.

La primera en el Museo Cerralbo en esa exposición “La mujer Ochoa, modernismo y modernidad” que nos muestra la moda de las mujeres de los años 20  y 30 , es maravilloso ver esas mujeres pintadas por Enrique Ochoa,  pintor e ilustrador de revistas míticas como blanco y negro, que nos transporta a la moda de hace casi un siglo pero que alguno de esos vestidos han servido de inspiración a muchos diseñadores actuales.

Y la segunda, en el museo Lazaro Galdiano, en una maravillosa visita guiada sobre la moda a través de los retratos de mujeres de la colección,  que otro día publicare una entrada más detallada porque fue fascinante. ¿Sabéis? Se puede viajar por la historia a través de los cuadros,siempre lo he sabido pero últimamente me he dado cuenta que las mujeres con su vestimenta nos cuentan mucho más de lo que vemos a simple vista, nada es por casualidad, cada pieza, cada abalorio, cada pliegue, el largo del vestido, lo que se enseña y lo que se cubre cuenta un trocito d la historia de las mujeres que hay detrás de esas obras de arte,pero sobre todo, nos muestra que siempre ha habido moda, que los pintores le daban tanta importancia como a otro tipo de manifestación artística porque LA MODA ES ARTE Y EL ARTE ES MODA